"JUAN SIN MIEDO". Explorador y aventurero

ene 15, 2021 0 comments
"Estoy muy contento. Ahora mismo acabo de plantar en el Polo Sur la bandera de Asturias y estoy escanciando sidra para brindar por haberlo conseguido"
Juan Menéndez Granados
La Nueva España 19.01.2014

A menudo las grandes gestas nos recuerdan a los icebergs, sabemos que están ahí porque vemos su punta, su parte más insignificante destacar por encima de la superficie, mientras lo enorme, lo verdaderamente importante permanece oculto.

Juan contacta con nosotros para felicitarnos por la web y quedamos fascinados al descubrir su periplo.
En tiempos donde el mérito y el esfuerzo parecen no valorarse, es un soplo de aire fresco encontrarse con la épica y clasicismo cara a cara.

COMIENZOS

Praviano y muy orgulloso de serlo. ¿Siempre has vivido en Pravia?

Si, siempre he vivido en la villa de Pravia.


Pero muchas veces te han comentado si eras de fuera, ¿quizás por tu familia?

No, soy 100% asturiano y de familia asturiana, lo que pasa es que tengo un acento "raro", quizás porque trabajo muchos meses en el extranjero y chapurreo varios idiomas.


Villa de Pravia declarado Bien de Interés Cultural en 1995

¿Desde cuándo recuerdas que empezara tu vinculación con el mundo del deporte y en especial de la bicicleta?. ¿Alguien o algo te llevó a ello?.

Desde pequeño siempre me ha gustado mucho hacer deporte y explorar.

A los 5 cinco años.

No tengo ningún antecedente deportista, me puse a caminar y ahí empezó todo. Ni siquiera una  razón clara de por qué apareció la bicicleta.

¿Cuáles fueron tus primeras rutas?

Empecé poco a poco y las rutas empezaron a ser cada vez más largas. 

Por entonces, me movía sobre todo por la inmediaciones de Pravia, Salas y la Sierra de Aguión.

A los 14 años recuerdo subir al Pico Monxagre en bici. Es un pico muy modesto pero con buenas vistas. 

PICO MONXAGRE, una de las primeras cotas en bicicleta de Juan. (Foto cedida por Diego Gancedo)

Luego con 16 años, hice el Camino de Santiago, que en esa ocasión no hice sólo, y ya todo siguió consecutivo.

CURRÍCULUM

En Mongolia

Llevas desde los 20 años, haciendo expediciones por todos los continentes. ¡Tu currículum es verdaderamente sorprendente!. 

2003 -TRANSPIRENAICA🚲 -1.300km - ⏱27 etapas
2004 - ESCOCIA🚲 - 1.100km - ⏱15 etapas
2004 - ATLAS 🚲- 1.400km - 40 días
2005 - TRANSAMAZÓNICA 🚲- 6.458.km - ⏱5 meses y 15 días
2006 - MONTES URALES 🚲- 4.060km - ⏱4 meses
2008 - ESCANDINAVIA 🚲- 2.312km - ⏱45 días
2009 - AUSTRALIA EN DIAGONAL 🚲- 5.001km - ⏱3 meses y 3 días
2009 - ÁRTICO CANADIENSE 🚲 - 1.800km - ⏱1 mes y 15 días
2010 - LAGO BAIKAL 🚲 - 730km - ⏱19 días
2011 - KILIMANJARO 🚲 - 1.000km - ⏱30 días
2011 - LOS PAMIRES 🚲 - 775km - ⏱15 días
2012 - GROENLANDIA 🚲 - 1.000km - ⏱10 días
2013 - MAR BÁLTICO Y LAGO INARI 🚲 - 85+125km - ⏱3+3 días
2013 - GROENLANDIA 🚲 - 600km - ⏱27 días
2013-2014 - POLO SUR 🚲 - 1.200km - ⏱46 días
2016 - ATACAMA 🚲 - 1.839km - ⏱36 días
2017 - MONGOLIA 🚲 - 2.685km - ⏱43 días
2018 - PATAGONIA 🚲 - 2.700km - ⏱39 días
2018 - DESIERTOS DE EE.UU 🚲 - 3.747km - ⏱58 días
2019 - AUSTRALIA 🚲 - 4.805km - ⏱64 días


¿Cuál ha sido tu mayor reto deportivo hasta el momento?

Ser la primera persona en llegar solo y sin ayuda, al Polo Sur en bici.
Y es posible que haya sido también, la primera persona en pedalear en todos los continentes, aunque eso no lo he buscado.

 Camino del Polo Sur.

Pero una de las cosas que estoy más orgulloso deportivamente hablando, es de haber continuado con estos proyectos de relativa entidad, teniendo en cuenta que no tienen ninguna tradición como por ejemplo el alpinismo.
¡Yo no subo ni al pico más alto ni llevo crampones!. Y esto tampoco se trata de un deporte competitivo, donde hay unos trofeos y está todo más regulado.


FINANCIACIÓN 

Esto que nos comentas habrá influido en tu financiación y a la hora de encontrar patrocinadores.

¡Claro!. Siempre me he visto entre "Pinto y Valdemoro" y esto se transmite a todos lo niveles, incluido el económico.

Mis retos son difíciles de comprender para el gran público. Alguien que está acostumbrado a la montaña, a las condiciones duras y al esfuerzo, lo puede valorar. Pero esto es complicado para el resto de las personas.

¿Cómo consigues entonces financiarte? 

He ido como buenamente he podido porque la mayoría de las ocasiones, a lo largo de mi carrera deportiva, he contado con algún patrocinador, pero gran parte del presupuesto ha salido de mi propio bolsillo.

Todos los años paso cinco meses trabajando en  Noruega, en una tienda-gourmet de la ciudad de Bergen. Meses a tope y el resto del año lo puedo dedicar a mis proyectos.

Juan trabajando en Noruega

¡Es un modo de vida muy sacrificado!.  Al final el balance del dinero que tienes para hacer esto y el tiempo del que dispones, es un equilibrio difícil y uno de los puntos más críticos.

Entiendo que te gustaría dedicarte al 100% a tu carrera deportiva, pero está siendo como nos cuentas algo muy complicado. ¿Crees qué lo podrás conseguir?

La intención siempre ha sido vivir de ello, pero no a cualquier precio.  Porque para mi ha tenido más importancia el "cómo lo haces" que el "qué haces"
Además de que me atrae la dificultad y la busco en los sitios no comerciales.

Una vez un productor me dijo;  -"Mira Juan, ahora ya no vale el merito, ni el sufrimiento, sino el tiburón devorando la pierna izquierda..."

Travesía por Australia

Ha habido mucho esfuerzo detrás de lo que es estrictamente deportivo, y me hubiera gustado comunicar sin perder la esencia, intentando no "prostituir" mi producto y en el 2007 estuve cerca de hacerlo, pero al final no prosperó.

Hoy en día no vende la dificultad ligada al mérito, vende la dificultad ligada al trending topic y eso es muy triste.


¿Has tenido apoyo de la familia? ¿Cómo ve tu trayectoria? 

A mi familia nunca les pareció demasiado bien.
Procedo de una familia humilde, de padres autónomos y trabajadores, mi madre era kiosquera y mi padre tenía una pequeña empresa de guarnicionería.
Nunca lo han entendido bien, y este siempre ha sido un hándicap importante para mi. 
Pero al final hice lo que creí conveniente, porque no todas pueden ser decisiones racionales. ¡No todos podemos ser abogados, médicos, etc.!

Juan entrenando cerca de su casa en Asturias

Creo que el tema económico te tocó aún más de lleno en la expedición al POLO SUR, después de llevar más de dos años de preparación para ello. ¿Qué pasó?

Yo quería ir totalmente autónomo al Polo Sur, pero estábamos en 2013, en lo más difícil de la crisis y se cayeron los patrocinadores, por lo cual no tuve más remedio que pedir un préstamo. 

Hay que tener en cuenta que poner un pie en la Antártida te cuesta básicamente 50.000€. Porque aunque no te lo digan, ¡prácticamente estás pagando tu rescate!.

Así que me veía con dos años y medio de preparación específica, con un montón de dinero invertido, con muchísima ilusión y sobre todo con la capacidad real de que podía conseguirlo, no quise quedarme atrás y doblé la apuesta.

Atravesando el Desierto del Gobi

TRAVESÍAS
Tendrás infinidad de anécdotas y experiencias asombrosas, que seguro te han marcado a lo largo de todas estás travesías.
¿Nos cuentas un poco tus impresiones desde las primeras escapadas y cómo las fuiste encadenando?

Empezaron a llegar según se me iban presentando las oportunidades. 

A veces porque estaba trabajando cerca, como el caso de Escocia, y otras porque tenía una voluntad de aprender muy grande y quería saber desenvolverme en distintos medios; el frío, la montaña, el desierto,...

Por ejemplo la Transpirenaica, fue la primera ruta de entidad en solitario que hice. Tenía 20 años, por lo que ¡todo fue muy intenso!.

Fue la primera vez que me enfrenté a mi mismo y experimenté qué ocurre cuando las cosas no van bien, cuando te falta el agua y la comida, cuando no te encuentras bien físicamente y encima llega una ventisca. 

Haciendo la travesía del Mediterráneo al Cantábrico.

Además iba con una bicicleta que no era buena y el material tampoco era ligero, por lo que el aprendizaje fue en toda regla; tormentas, granizo y averías.

La Transpirenaica fue el inicio de todo, cuando me picó el gusanillo; conseguir alcanzar ese punto de concentración, que aunque estés en peligro, no te queda otro remedio que resolver.

Luego llegaron la Tierras Altas de Escocia, una expedición modesta, pero ya íntegramente fuera de España. Hizo mucho viento y era una zona mucho más inhóspita que Pirineos, porque los tramos eran más solitarios y no encontrabas un pueblo en cada valle.

Haciendo una travesía semicircular por Escocia

Luego atravesé Marruecos, la Amazonía y los Urales. ¡Todos sin GPS!. Que no lo me pude permitir hasta la primera expedición a Australia

¡Entonces tenía que vender mi alma al diablo para ir a aquellos sitios!

El Alto Atlas  entrañó dificultad por los escasos medios con los que contaba, la de Suramérica fue muy notoria también, pues solo tenía 22 años.

En Urales por ejemplo, utilizaba mapas de escala 1:200.000 y confeccionar la rutas así, era muy complicado, sobre todo teniendo en cuenta que de aquella había ciudades cerradas y zonas militares prohibidas, que a veces no aparecían en los mapas.

Así que algunas veces me echaron de las ciudades e incluso ¡me tomaron por espía!.

De aquella, en la región del Círculo Polar Ártico, la gente no había visto un extranjero en su vida, y cuando veían algo que creían sospechoso, llamaban a la policía. Y ahí se presentaba el militar con el kalashnikov a interrogarte y no comprendían que fueras solo de viaje en bicicleta.

Tras pasar más de una hora en alguno de los interrogatorios, les decía que miraran lo que quisieran, ¡la tienda, el saco, el hornillo...!

Travesía de Orsk a Vorkuta en los Montes Urales

Y en otros pueblos, había muros de 4 metros para poder entrar y con ello, un único punto de control y nadie hablaba inglés, así que me tuve que apañar con un diccionario en ruso, para preguntar lo básico y saber por donde iba el camino.

Muchas anécdotas; en las zonas más árticas iba sobre las roderas que dejaban los tanques, sin mapa, ni gps... Mas tarde estuve dos días sin comida, intentando atravesar un río que no podía pasar. ¡Y todo esto con 23 años!.

Pero pese a las dificultades nunca pensé en dejarlo, siempre he sido muy determinado.

En Groenlancia y el Kilimanjaro pasé periodos de frustración. 

En la primera tenía que hacer la travesía de costa a costa y para ello llevar un equipo que me filmara. Pero los acompañantes que iban en moto tuvieron problemas, porque al pasar el glaciar empezaron a patinar las motos y tuve que retirarme por algo totalmente ajeno.

En el Kilimanjaro, al final no me dejaron acceder en bicicleta a la cumbre como me habían prometido, debido a temas burocráticos, cuando ya había subido andando a la cima para aclimatarme. Ahora sé que se ha popularizado y hay mucha gente que lo hace en bicicleta.

De Tanzania al Kilimanjaro, atravesando la estepa Masai

Después el Lago Baikal, que es una zona sísmica. Allí me desperté una vez por la noche y estaba temblando todo. Aunque a veces es relativamente seguro, ¡otras se rompe el hielo!.

Los sonidos y dilataciones del hielo son estremecedores y dan muchísimo miedo. ¡Empieza todo a crujir!Pero al final te adaptas, gestionas cómo viene y tiras para adelante.
Envuelto en una ventisca

Luego en Patagonia se me presentó un nuevo problema, y es que hay mucha propiedad privada y no puedes atravesar las fincas. En América en general, el sentido de la propiedad privada es mucho más fuerte que aquí.

En EE.UU., haciendo la travesía por el desierto, en un par de puntos tuve que atravesar 2 kilómetros de una propiedad privada y lo pase realmente mal. Si al propietario le da por dispararte, ¡sabes que nadie va a preguntar por ti!.


¿Qué expedición ha significado más para ti?

Todos los sitios tienen lo suyo, pero si me tengo que quedar con un sitio es la Antártida. La Antártida hipnotiza, ¡ no hay árboles, cafeterías, coches, no hay civilización!. Son condiciones muy complicadas y ¡estás a merced de lo que la Naturaleza quiera hacer contigo!.

Estar en el Polo Sur es lo más cerca a estar en otro planeta y esto es algo muy cautivador y puro.

Las condiciones fueron muy difíciles, hubo mucha frustración también porque no salieron las cosas como creía, por ejemplo me quedé sin comida. 

Pero lo quería hacer de la forma más pura posible y sin depos. Esto puede ser comparable a utilizar oxigeno o no en una montaña. Yo quería ir sin oxígeno, de la forma más pura. 

¡Estoy muy contento y orgulloso de cómo lo he hecho!.

Hay que recordar para la gente que no lo sepa, que en aquel 2013, dos expediciones más intentaban alcanzar el Polo Sur en bici, y que se había desatado cierta rivalidad y se hablaba de la nueva "Carrera al Polo".

🚲Por un lado estaba Daniel Burton, que completó una ruta de unos 1.200km, en solitario, con un peso de 45kilos y haciendo uso de depósitos de víveres cada 300km.
🚲Por otro María Leijerstam, que recorrió unos 575km, pero iba con coches de apoyo, sin lastre y sobre las huellas compactadas de las orugas.
🚲Y por último nuestro Juan, que portando el material desde el principio (85kg de lastre) realizará todo el recorrido en autonomía total. 
Itinerario al Polo Sur

¿Cómo se prepara uno para este reto?

Me llevó meses y meses de entrenamiento, de estudio de mapas, fotos satélites, etc....

Necesité probar cada detalle y tenerlo todo a punto para ese terreno; llámese tienda de campaña, remolque para la bicicleta, llámese la pulka...

Por eso la Antártida me llevó más de dos años y medio de preparación desde que tuve la visión.  

Tenía mucho que desarrollar, porque era pionero y sólo había habido un intento anterior al mío.

Así que todo fue muy laborioso;  con entrenamientos en Groenlandia y Escandinavia.

Ya no valía ser bueno en una bicicleta, había que convertirse en un explorador polar.

Si no montas bien la tienda de campaña con vientos de 70km/h estás muerto y es ¡absolutamente real!.

Tienda de campaña en el Polo Sur.

Yo lo conseguía en un minuto y medio de reloj, para que no se lo llevara el viento y no se rompiera. Esos pequeños detalles, marcan la diferencia en este territorio.

¿Qué requisitos debe tener una persona para enfrentarse a estos desafíos? ¿Quizá un físico privilegiado?

Tiene que tener la cabeza bien amueblada, determinación, conocimiento y capacidad de sufrimiento.

No, yo no tengo un físico privilegiado, soy de la media y necesito entrenarme mucho. La diferencia está en la cabeza, en cómo afrontas el reto y cómo respondas en ese momento.

Polo Sur

¿Qué sientes cuando se va a terminar una expedición?

En los últimos días tienes muchas ganas de terminar, pero el día después de llegar es demoledor, hasta tal punto que estás muy triste, porque ¡te sentías tan bien ahí fuera!.

Para quien quiera ampliar información sobre la increíble hazaña de Juan en el Polo Sur, comentaros que todo está explicado en su libro "PEDALEANDO AL POLO SUR" 

"He apoyado el libro con muchas fotografías y narra cada una de las rutinas que llevaba a acabo en la travesía".

🛒Pincha aquí para adquirir el libro


¿Todavía se respira aventura y soledad en el Polo Sur o se está convirtiendo en otro "Everest"?

Esta todavía dentro de unos límites razonables.

Te puede gustar más o menos que un indio, un ruso o un ucraniano, vaya y coja una avioneta y se abra una botella de champán en el Polo Sur y vuelva. Pero no es lesivo todavía, está muy controlado.
Dedicatoria de Juan "Sin Miedo" a la web Cotoya Pindia

SOLEDAD

La soledad ha sido tu compañero de viaje todos estos años. ¿Hay alguna razón detrás?¿Echas de menos compartir las experiencias con algún compañero?.

Al principio fue circunstancial. Primero salía con unos amigos, pero llegó el momento en que quería ampliar horizontes y por una cosa u otra ellos ya no podían y además me empiezo a encontrar bien en esta nueva situación.

La diferencia de ir acompañado o en solitario, es que acompañado te puedes divertir más, pero a veces pueden pasar movidas. Porque cuando las condiciones son adversas, pueden sacar lo mejor o lo peor de uno. Y hay personas que su válvula de escape o toma de decisiones, es diferente a la de la otra y eso puede ser un conflicto.

En solitario todo cobra mucha intensidad, necesitas controlar más las emociones que te vienen y tomar las decisiones correctas y todo esto es difícil para alguien que no está acostumbrado.

¿Has tenido la oportunidad de hacer amistad con compañeros que compartan tú filosofía?

He tenido algunos casos puntuales, como con el autor del prólogo, Borge Ousland, que me ayudó mucho en la preparación, por el que guardo mucho respeto y admiración mutua.

Børge Ousland es un explorador polar, fotógrafo y escritor noruego. Fue la primera persona en cruzar la Antártida en solitario.
"Juan es realmente bueno gestionando todas las emociones (...). Ha sido capaz de tener la fuerza de perseguir su objetivo hasta el final en medio de un camino lleno de adversidades". BORGE OUSLAND

Pero son pocos los casos en los que he encontrado amistades. Es como el alpinismo, tienes dos tipos de personas; las que empatizan contigo y te ayudan, y las que te ponen el codo para que no pases.

JUAN SIN MIEDO

¿Por qué "Juan Sin Miedo"?

Empezó por algún seguidor, un poco siguiendo la analogía del Cuento de Juan Sin Miedo, y se me quedó. Es sólo algo anecdótico.

Aunque en realidad siempre he dicho, que debería ser ¡Juan Con Miedo!. ¡Yo paso miedo todos los día ahí fuera!. Todos los días en la Antártida lo he pasado y gracias a eso estamos aquí ahora hablando, pues el miedo te hace sobrevivir y ¡lo tengo clarísimo!.
CUENTO DE JUAN SIN MIEDO
Juan desde pequeño no tenía miedo a nada, por esa razón la gente lo llamaba así.
Un día decidió marcharse en busca de aventuras para ver si lo encontraba y qué sentía.
Y entre muchos otros lances, todos superados con éxito, estaba pasar tres noches seguidas en un castillo encantado, para conseguir la mano de la princesa.
Tras las nupcias, la princesa decidió que ella haría conocer el miedo a su marido y una noche mientras dormía, le arrojó una jarra de agua fría.
El joven agradeció por fin, sentir lo que todo el mundo conoce.

Recorriendo los principales desiertos de EE.UU.

INSPIRACIÓN

Estás en la categoría de Deportista Extremo. ¿Te ves bien dentro de ella? ¿Tienes algún deportista como referencia o fuente de inspiración?

Creo que es la categoría que se acerca más, la definición más acertada.

Pero no tengo ningún personaje como referencia aunque respeto a muchos deportistas, como Kilian Jornet, que es un deportista de otro planeta. 

Pero a nivel personal, no tengo ningún ídolo, ni ningún personaje de inspiración, aunque sea un poco raro.

¿Crees que puedes ser una fuente de inspiración para los más jóvenes?

Creo que puede tener más puntos positivos que negativos para ellos, pero tal cómo informan algunos medios de comunicación, hablando sobre el "efecto" tal o cuál, creo que no sirve de mucho y me genera mucha tristeza, porque se malinterpreta lo que hacemos.

Porque al final las noticias que se transmiten son sólo el titular. 
Por ejemplo; en el Polo Sur, nos movimos en estímulos muy banales, siendo lo más recordado de mi expedición al Polo, el que un asturiano hubiera escanciado sidra  y no que lo haya atravesado logrando prácticamente algo imposible.
Juan Sin Miedo escanciando sidra en el Polo Sur

CONFERENCIAS

Aparte de tus expediciones y trabajos en el norte de Europa, has compaginado tu tiempo, dando charlas y conferencias. ¿Qué es lo que cuentas en ellas?

Me gusta transmitir lo que he aprendido, los valores que se han forjado en mi en todas estas experiencias. 

Soy totalmente contrario a las conferencias tipo predicador, llegando al positivismo tóxico; "¡Todo es posible!".


La vida te da golpes duros y mis conferencias son de cosas que he vivido, reales, no las baso en un motivador, que solo es puro marketing. Yo cuento lo que he hecho, como lo he afrontado y como he salido airoso gracias a las decisiones y a la actitud que he tenido.

Cuando en el Polo Sur me quedé a cuatro días sin comida, pude seguir adelante, especialmente gracias a la determinación que tenía, comiendo Colacao con aceite, cuando ya había perdido 13 o 14 kilos y era donde además hacía más frío y viento. Pero tengo un problema, esto forma parte de mi zona de confort.

MOTIVACIÓN

Has ido de menos a más, aumentando siempre la dificultad de las expediciones, pero esto tiene que tener un punto de inflexión. 
¿Cómo lo ves? ¿Crees qué cuando llegue ese momento puede llevarte a una falta de motivación? 

Sé que la Antártida va a ser difícil de igualar, ¡es mi Everest!, por lo cual tendré que moverme en esa franja.

Después del Polo he ido a Atacama, Mongolia y EE.UU., y han sido expediciones difíciles. Me costaron mucho y me sentí casi igual de orgulloso, pero sé que todo tiene un límite dentro de esa franja, pues aprecio mi vida como cualquier otra persona.

Tengo que decir, que siempre he hecho todo siendo muy realista, nunca he ido a lo loco y nunca he antepuesto mi seguridad personal.

Sé que va a llegar un momento que por falta de cualidades físicas o mentales algo cambie, pero contra eso no puedes luchar. Tendré que aceptarlo, aunque por el momento, prefiero no pensar en ello y seguir pedalada a pedalada.

También puede que las prioridades cambien,  porque te cansas de estar siempre en precario y a veces haces auténticas burradas para poder continuar con lo que te gusta.


PROYECTOS DE FUTURO

Este año ha estado condicionado por el COVID . ¿Cuál es tu visión de todo esto?

Creo que la pandemia nos está dando una lección de humildad, pero no estoy seguro de que vayamos a aprender de ella.

Como raza somos muy arrogantes y la Naturaleza puede hacer con nosotros lo que quiera, sólo espero que no olvidemos demasiado rápido. 

A lo mejor toca hacer pequeños esfuerzos para cuidar un poco más el planeta.

Travesía por el Lago Baikal, el lago más profundo de la Tierra.

¿Tienes pensado nuevos retos para cuando puedan realizarse?

Tengo algunas ideas, pero quiero ver como se van a ir ejecutando, porque la vida cambia y hay otras cosas que quiero también hacer. ¡La pandemia lo está poniendo todo patas arriba!.

¿Cómo te ves dentro de 20 años?

Me gustaría verme disfrutando con serenidad y aprendiendo, hiciera lo que hiciera, ya sea subiendo a una pequeña montaña o haciendo una gran expedición.

Amo el Medio y la Naturaleza sobremanera y lucho cada día por ser coherente y sensato, sin caer en la hipocresía.

Pero el tiempo es el gran activo del que disponemos los humanos. A veces nos obsesionamos demasiado con conseguir dinero para jubilarnos, pero tenemos que vivir la vida más intensamente, en lo que nos mueve.

Yo lucho cada día por cosas que  me ilusionen, como hacer esta entrevista y no caer en tentaciones que no me motiven.
🔽Leer otras entrevistas

Comentarios

Publicación Relacionada

{{posts[0].title}}

{{posts[0].date}} {{posts[0].commentsNum}} {{messages_comments}}

{{posts[1].title}}

{{posts[1].date}} {{posts[1].commentsNum}} {{messages_comments}}

{{posts[2].title}}

{{posts[2].date}} {{posts[2].commentsNum}} {{messages_comments}}

{{posts[3].title}}

{{posts[3].date}} {{posts[3].commentsNum}} {{messages_comments}}

COTOYA PINDIA EN LA EDICIÓN ESPECIAL

Picos de Europa "Maravilla de España"

Formulario de contacto

COTOYA PINDIA en la Edición JUNIO 2017

COTOYA PINDIA en FUSIÓN ASTURIAS

JUEGA AL TRIVIAL

NUESTRA HISTORIA

EMBAJADORES SPOT GEN4

DERECHOS DE AUTOR

Licencia de Creative Commons
Cotoya Pindia es el autor de esta obra y está bajo una licencia de RECONOCIMIENTO-NO COMERCIAL-SIN OBRA DERIVADA Creative Commons .

SOSTENIBILIDAD DE LA WEB